ORIGEN Y FIN DE LA CONGREGACIÓN

 La Congregación de Religiosas Concepcionistas Misioneras de la Enseñanza, nace de la experiencia espiritual que Carmen Sallés tuvo del amor providente y misericordioso de Dios Padre y de Cristo Redentor, contemplado en el Misterio de María Inmaculada.

Guiada por el Espíritu y dócil a sus inspiraciones, santa Carmen Sallés dio una respuesta creativa a las necesidades de su tiempo fundando una Congregación de vida apostólica, que tiene por fin procurar, a imitación de la Virgen Inmaculada, la santificación de las religiosas, la colaboración en la salvación de los hombres y en especial la educación cristiana de la niñez y juventud. 

El Misterio de María Inmaculada inspira la misión educativa concepcionista: preventiva, integral, liberadora y personalizada. Nos invita a educar la inteligencia y el corazón, a cultivar la interioridad y la verdad, la transparencia y la gratuidad, la bondad y la belleza.