RAÍCES DE LA PROVINCIA DEL CARIBE

 “Si yo no puedo, lleven ustedes la Congregación a otros países. Lleven el amor a María Inmaculada, el pan de la cultura y la libertad de la gracia”. 

Impulsadas por esta inquietud de Carmen Sallés, respondiendo a estos deseos y al carácter misionero de la Iglesia, la Congregación llega a Venezuela el 10 de mayo de 1957. En septiembre de ese mismo año, se establece en La Floresta, el primer colegio, actualmente, en Terrazas del Club Hípico. En noviembre, se funda en San Mateo a petición de Monseñor Rafael Ignacio Arias Blanco. Consecutivamente, se fundaron los centros de Montalbán, Maracay, Mérida, Ciudad Bolívar, Morichalito, La Morán, y la Casa Betania para la atención de las hermanas.

 En República Dominicana, las primeras religiosas llegaron en 1972 y establecieron la primera comunidad en Sabana de la Mar a solicitud de Monseñor Juan Félix Pepén, obispo de la Diócesis de Higüey. En 1974, se abre la comunidad de La Paz en Santo Domingo. Progresivamente, se abren las comunidades de Buenos Aires de Herrera, Consuelo en San Pedro de Macorís y, finalmente, Los Frailes, Santo Domingo.

“Donde yo no pueda ir vayan ustedes y lleven el pan de la cultura, el amor a María Inmaculada y la libertad de la gracia”. Movidas por este deseo en 1996 se emprende la fundación de México. Es la número doce que lleva a cabo la Congregación y el quinto país en América. Después de vivir alquiladas en distintos lugares en Izcalli, finalmente se establecen en Jiutepec, Estado de Morelos en 1998 y se inicia el colegio el día 15 de octubre de 1999. Es un centro educativo bilingüe que atiende desde Educación Inicial hasta la Secundaria. Recientemente, 19 de octubre de 2019 en Ciudad de México se erigió una nueva comunidad donde fue trasladado el Noviciado Nuestra Señora de América en la que se forman las nuevas religiosas de la Provincia del Caribe.